aprender a decir que no

Aprender a decir no. Cómo poner limites

Aprender a decir que no, no es una tarea fácil, puesto que, los límites están presentes en nuestra vida desde muy corta edad, forman parte de nuestra cotidianidad, son factores aceptables para un buen funcionamiento social.

Estamos acostumbrados a ellos desde nuestra infancia, nos educan poniéndonos límites en el hogar, en la escuela, universidad, trabajo y así, sucesivamente. Sin embargo, en nuestra adultez muchas veces no sabemos decir que no a situaciones que son perjudiciales para nuestra salud física, emocional, psicológica, e incluso, económica.

¿Qué te impide poner límites a un amigo que abusa de tu tiempo, a tu pareja que excede de tu paciencia, a familiares que se lucran de tu generosidad, a un jefe que demanda de tus responsabilidades o a tus hijos que se extralimitan del amor?

¿Por qué dices sí, cuándo quieres decir que no?

Por miedo a que te rechacen por expresar tus sentimientos, miedo a perder tu puesto de trabajo si le reclamas a tu jefe, miedo a que te abandone tu pareja, miedo a que dejen de “amarte” tus hijos si los disciplinas, miedo a que te ignoren tus amigos y te excluyan de su círculo si no te comportas como ellos, miedo a romper las reglas y que te expulsen de tu clan familiar si no acatas sus estatutos, miedo a que te extraditen del país de acogida si no cumples los requisitos, miedo a que te sancionen si cometes una infracción, miedo, miedo, miedo…

Entonces, ¿Comprendes por qué no es fácil poner límites y aprender a decir qué no?

Lo ideal es que conozcas el origen de tus miedos y la intención que hay detrás que te impide poner esos límites, descubrir cuál es la ganancia o beneficio detrás del porqué no limitas esa relación abusiva qué te aporta mayor beneficio aunque te produzca dolor. Sí, has leído bien, y puede ser que te incomode, te molestes y leas hasta aquí, sin embargo así es, si descubres cuál es ese beneficio, obtendrás la libertad para:

  • Recuperar tu autoconciencia, la cual representa la capacidad que puedas observar tus sentimientos y los aconteciendo de tu vida.
  • Desarrolla la atención, la capacidad de enfocarte y concentrarte en tus emociones y trabajarlas.
  • Trabaja en tu actitud, en mantener firme la determinación de las decisiones que tomas, y en poner los límites que deseas.
  • Mantén en equilibrio tus respuestas emocionales y acompáñalas con acciones que te encaminen a tu desarrollo personal continuo, defiende tu posición como único arquitecto de tu vida, con tus talentos, tus conocimientos, y todo ello se multiplicará para ti.

Ahora que comprendes el origen de los límites, haz introspección y encuentra el origen de tus miedos, esa es la respuesta para aprender a decir que no.

PRIMERA SESIÓN DE PNL GRATIS

Si te gustaría disfrutar de una sesión de 30 minutos de PNL gratis, contacta conmigo hoy mismo y reserva tu sesión.